TURISMO / ARTE / Artículo de Simón Blanco Algarín.- Como si la cosa no fuera con nosotros, ni con nadie, en 2014 se cumplió un siglo desde el descubrimiento oficial del Tajo de las Figuras (1). Después de 100 años (que no son nada para un bien que tiene miles), todo el revuelo mediático que supuso para la época, todo ese incipiente interés quedó olvidado y con él todos los yacimientos rupestres localizados en esa primera etapa que vivió la prehistoria gaditana.

Años más tarde, nuevos investigadores cogieron el testigo de aquellos pioneros, como ocurrió con nuestro añorado amigo Lothar Bergmann en la década de los 90, al que debemos, por cierto, la denominación de “Arte Sureño” por la gran singularidad de las pinturas gaditanas, volviendo a revalorizar una vez más con sus descubrimientos y su infatigable labor didáctica este ingente legado de la prehistoria andaluza.

Ahora en 2015 ha nacido APAS (Asociación para la Protección del Arte Sureño) para seguir divulgando entre la ciudadanía esta importante huella cultural y para exigir una vez más, una de tantas, el reconocimiento debido y la puesta en valor de nuestro patrimonio prehistórico más antiguo por las distintas administraciones implicadas (locales, autonómicas y estatales), para hacer de Andalucía un referente de la prehistoria mundial, como su extraordinario Patrimonio merece.

Llamamiento a todos
Es por lo que hacemos un llamamiento a todos, entidades y ciudadanos interesados, para que se sumen a esta lucha pacífica con nosotros. La adecuada y oportuna presión social en esta aventura para recuperar la dignidad de este bagaje cultural milenario es la garantía del éxito de esta misión. Las personas (cada cual desde su puesto en la sociedad) son la única garantía de conseguir nuestra meta.

La singular cueva del Tajo de las Figuras recoge mejor que ninguna otra las características estilísticas y motivos que hacen del Arte Sureño un arte único que debería contar con el estatus y protección que tuvo en el momento su descubrimiento. Tiene que volver a ser el buque insignia de nuestro Patrimonio rupestre y se debe valorar como lo que es: un “gran monumento de nuestra sociedad”.

En cuevas como esta, que han sido pintadas y repintadas a lo largo de varios milenios, anteriores a la arquitectura humana, se fraguaron los cimientos de nuestra actual sociedad, de la que tan orgullosos nos sentimos. Pero a pesar de la vigencia de este magnífico Patrimonio Cultural, se encuentra sometido al desprecio administrativo. Desgraciadamente esta monumental cueva, paradigma del arte epipaleolítico de los últimos cazadores recolectores de la zona, sigue sin ser abordada integralmente y sin aproximarse al público, permaneciendo cerrada desde 2009, imposibilitando la sociabilización de este extraordinario enclave y el trascendental documento gráfico que atesora en sus paredes.

No entendemos cómo por un lado se imposibilita un modelo turístico cultural, guiado y controlado, y por otro la aparente dejadez de las administraciones implicadas no evitan las visitas particulares sobre las que no hay ningún control y que recientemente se han saldado con dos nuevos grafitis en la cueva y un desprendimiento, presumiblemente de origen antrópico que se ha llevado los cuartos traseros de un ciervo.

Situación geográfica de los 10 destinos arqueológicos incluidos en los Caminos de Arte Rupestre Prehistórico.

Y esto ocurre en uno de los diez lugares de Andalucía elegidos en 2011 por el Consejo de Europa para su inclusión dentro de los llamados Caminos del Arte Rupestre Prehistórico (CARP), siendo además el único destino arqueológico escogido en la provincia de Cádiz.

Si el objetivo de este itinerario es la búsqueda y desarrollo de iniciativas comunes con la finalidad de impulsar una gestión turístico-cultural del Arte Rupestre, especialmente en el ámbito rural, no entendemos qué ha ocurrido en el Tajo de las Figuras, puesto que a pesar de su inclusión en los CARP en 2011, no solo no parece haberse alcanzado este objetivo propuesto sino que además está cerrada al público desde 2009 (aunque en la publicidad de esta Asociación se publicita como abierta y visitable).

Si bien es cierto que el abrigo cuenta con vigilante, escalera de acceso, cerramiento y señalización de la zona, el vigilante tiene horario solo de mañana, quedando durante toda la tarde el yacimiento a merced de desaprensivos, que pueden acceder fácilmente al panel principal a través de la escalera de acceso, mientras que el cerramiento que, por cierto, ha permitido una clara regeneración del alcornocal, aparece roto por varios puntos, dejando de ser efectivo.

A esto hay que añadir la rápida deforestación que año tras año consume nuestros bosques por la falta de regeneración de la masa forestal debido fundamentalmente a repetidos descorches unidos al fenómeno denominado como “seca” y a la excesiva cabaña cinegética y ganadera que azotan las fincas de este enclave tan irrepetible y explotado como es el Parque Natural de los Alcornocales. Todos estos factores inciden negativamente en la conservación de las pinturas al cambiar drásticamente las condiciones climatológicas del entorno de las cuevas.

Valla rota del interior del abrigo que debería limitar el acceso último a las pinturas.

Propuestas de APAS
Por todos estos motivos, desde la Asociación para la Protección del Arte Sureño “APAS” queremos exponer nuestro punto de vista sobre el Tajo de las Figuras y hacer un llamamiento constructivo a los ciudadanos, en primer lugar, y a las administraciones responsables como la Consejería de Cultura, el Ayuntamiento de Benalup-Casas Viejas, la Dirección del Parque Natural así como a otros entes implicados o sensibilizados con este Arte.

En este segundo capítulo incluimos a las Consejerías de Turismo y de Educación, resto de ayuntamientos de las comarcas de la Janda y del Campo de Gibraltar a través de sus respectivas Mancomunidades, Diputación Provincial, Asociaciones afines y cuantos otros lo deseen, para que nos sumemos todos en las siguientes propuestas:

1.- Articular un Proyecto de Revalorización del Tajo de las Figuras y de los abrigos de su entorno inmediato, que incluya su protección integral, preservándolos de visitas turísticas masivas. Mientras se resuelve este punto:

–Retirar elementos ajenos a la cueva como casetas o la propia escalera que facilitan el acceso a su interior (e incluso se dispongan otros que lo dificulten).

–Revisar y mantener periódicamente el cerramiento, de manera que garantice la regeneración del enclave y evite las visitas descontroladas de desaprensivos.

–Realizar un seguimiento periódico de las paredes de la cueva y las pinturas para controlar nidos de insectos y/o microorganismos que proliferan sobre ellas.

2.- Desarrollar estrategias que permitan diseñar y poner en marcha un Proyecto de Musealización dentro del marco común andaluz, español o europeo, encaminado a la implantación de nuevas tecnologías y generación de eventos culturales que atraiga a los ciudadanos, les haga partícipes del legado de sus antepasados y que haga innecesarias las visitas al enclave original.

Por último, desde APAS estamos dispuestos a la colaboración en cualquier iniciativa que se tome en el sentido anteriormente expuesto, a la vez de ser un documento abierto a todas aquellas propuestas que los ciudadanos y entidades quieran hacernos llegar.

 

(1) La cueva del Tajo de las Figuras, ubicada en Benalup-Casas Viejas (Cádiz), pertenece al conjunto de arte rupestre denominado Arte Sureño, localizado en el sur de Andalucía, frente al embalse del Celemín.