TURISMO / ARTE / Artículo de Simón Blanco Algarín.- El Arte Sureño es un patrimonio rupestre con una larga tradición cazadora que se desarrolla principalmente en las sierras que bordean a la antigua laguna de La Janda y en las cuencas de los grandes ríos que tributan en la Bahía de Algeciras.

Este territorio, epicentro de la Prehistoria en el extremo sur peninsular, se encuentra acotado por el norte por las cuencas de los ríos Hozgarganta y Guadalcacín, donde están presentes dos agrupaciones nucleares de abrigos separados por ambas redes fluviales pero complementarios cronológicamente, con una iconografía rupestre más esquemática que está asociada a las expansiones de las pequeñas aldeas agropecuarias que a finales del Neolítico atomizan toda la región en la búsqueda de nuevos y fértiles territorios, ocupando los rebordes serranos de estos grandes ríos.

Arte Sureño esquemático en la cuenca del río Hozgarganta. 1: Ancoriforme. Abrigo de Los Molinos I; 2. Pareja de ancoriformes. Abrigo del Chorreón del Salado I; 3: Círculo de ancoriformes. Abrigo de Los Coros III; 4: Asociación ancoriforme-soliforme. Abrigo de la Laja Alta; 5: Antropomorfos con los brazos en jarra. Abrigo del Alcachofar o La Linde; 6. Gran antropomorfo cruciforme. Abrigo de La Chinchilla III; 7: Soliforme y puntiformes. Abrigo del Rancho de Valdechuelos; 8: Máscara tribal. Abrigo de la Laja Alta; 9: Ancoriforme. Abrigo Grande; 10: Ancoriforme. Abrigo de Arenillas; 11: Jinete. Abrigo de la Laja Alta; 12: Ídolo oculado. Abrigo de la Laja Alta; 13: Lancero. Abrigo de La Chinchilla I; 14: Antropomorfo doble y abrigo de Los Contrabandistas; 15: Oculado-soliformes. Abrigo del Altozano; y 16: Ancoriforme. Abrigo de Los Molinos II.

 

Unas de las composiciones rupestres de carácter social más recurrentes de estas comunidades de la Prehistoria son las de las figuras conocidas como ‘parturientas‘. Se trata de figuras humanas que generalmente presentan una postura característica con las piernas dobladas y que son interpretadas como parturientas.

En algunos casos las parturientas aparecen representadas en el momento previo del alumbramiento como en Peña Escrita en Fuencaliente o en el abrigo de La Rosa en Medina Sidonia o ya con el neonato entre las piernas como en el abrigo de El Laurel II en Jerez de la Frontera o en Peñas de Cabrera en Casabermeja.

Escenas de parto esquemáticas. 1: Figuras femeninas en cuclillas junto signo fálico y soliformes. Abrigo de Peña Escrita. Fuencaliente; 2: Figura femenina en posición de parto rodeada de matronas. Abrigo de La Rosa. Medina Sidonia; 3: Mujer de parto y recién nacido. Abrigos de Peñas de Cabrera. Casabermeja; 4: Pareja bien diferenciada con recién nacido. Abrigo de El Laurel II. Jerez.

En 2008 Francisco Díaz, prospector e investigador del Arte Sureño, dentro de un proyecto de catalogación y colaboración entre la Universidad y AGEDPA,  recabó información entre las personas mayores de Jimena de la Frontera y le comunicaron la existencia de un refugio usado por ‘maquis’ y bandoleros en el nacimiento del arroyo de Los Hoyones, perteneciente a la cuenca del Hozgarganta, que por su gran tamaño también servía de resguardo para sus caballerías y que después de localizarlo denominó el abrigo de Los Contrabandistas.

El abrigo, que efectivamente es más profundo de lo habitual, se encuentra parcialmente colmatado de tierra y ennegrecido por los antiguos fuegos, lo que apenas le permitió a Francisco Díaz documentar algunos restos de pinturas en el interior, destacando la presencia de un antropomorfo rojo simple ubicado en la transición con el exterior.

Además, merece la pena destacar que la profundidad y orientación noroeste del abrigo ha permitido la conservación de una importante colonia de murciélagos cavernícolas, que desgraciadamente son cada vez más escasas en los pequeños abrigos areniscosos de la sierras aljíbicas, población que en la actualidad está muy mermada y casi desaparecida por las continuas visitas.

El acceso a este frágil yacimiento rupestre no está protegido y se encuentra en portales como wikiloc, lo que ha facilitado las visitas que ya se han saldado con agresiones en forma de numerosas pintadas pero que afortunadamente de momento no afectan a las representaciones pictóricas.

1: Valle de los Hoyones afectado por la desaparición del alcornocal; 2: Alcornocales moribundos junto a la Cueva de Los Contrabandistas; 3: Vista del abrigo desde el interior y silueta de Federico Sánchez Tundidor, profesor e investigador del Arte Sureño; y 4: Vista exterior del abrigo y del panel pintado.

 

Pasado algunos años, a finales de junio de 2014, gracias a las explicaciones de Francisco Díaz y coincidiendo con el Solsticio de verano, pude visitar el abrigo y tener la suerte de presenciar un curioso fenómeno solar que merece la pena ser estudiado ya que estas sociedades agrícolas estaban muy ligadas a los ciclos y eventos solares.

A pesar de la orientación noroeste del abrigo, la trayectoria del Sol en estas fechas alcanza a proyectarse unos minutos en la base de la pared que hay en la entrada del abrigo durante el ocaso solar. Después de fijarme en esta original ubicación a ras de suelo, vi que la luz ilumina una de las escenas que después de valorarla ha resultado ser una de las más interesantes que nos han legado los grupos humanos que vivían en los rebordes montañosos del río Hozgarganta.

Se trata de la figura esquemática de gran tamaño de una parturienta que está representada en el momento del alumbramiento, ya que entre sus piernas se encuentra una pequeña figura humana de tipo ancoriforme, además de sus piernas se proyecta una lluvia de puntiformes que alcanzan el firme de la cueva, por lo que el conjunto podría interpretarse como un símbolo de la fecundidad de la naturaleza para estos pueblos.

1: Ubicación de la escena rupestre iluminada por el Sol del atardecer en el Solsticio de verano; y 2: Divinidad femenina oculada con los brazos alzados, piernas en posición de “w” invertida y neonato entre las piernas.

 

Dada las similitudes con otras representaciones similares del sur ibérico, podríamos ubicar estas parturientas en un momento avanzado del Neolítico o ya más probablemente del Calcolítico. Otro detalle interesante es que por debajo de los brazos de la figura femenina aparecen sendos puntos que también podrían interpretarse como ojos, figuras que se denominan ‘oculadas’, que son ídolos que también son característicos de los pueblos productores del sur ibérico.

En nuestro caso la iconografía presente en el abrigo de Los Contrabandistas junto al resto de abrigos que flanquean las riberas del curso medio del Hozgarganta son el reflejo de un sistema simbólico de una sociedad protohistórica bien estructurada que se encontraba establecida en este territorio construido culturalmente y que se corresponde con los orígenes de la actual población de Jimena de la Frontera.

Las amenazas para este abrigo no son distintas que para el resto del Arte Sureño: la desaparición dramática del alcornocal que lo cobija y la falta de compromiso real con este patrimonio hacen que estas frágiles manifestaciones de nuestro pasado se encuentren en vías de desaparición. Este legado sureño universal está desapareciendo como si nunca hubiera existido, debido a la falta de recursos y de una gestión que impiden que se valore y se conozca este patrimonio fundamental para la identidad de los pueblos del extremo sur.

(Fotos: Arte Sureño)

 

* Las cuevas pospaleolíticas de la Silla del Diablo

* Los antropomorfos esquemáticos de Bacinete

* Salvemos la singular cueva del Tajo de las Figuras